Dic 20

Les xarxes van plenes d’un missatge sobre Inés Arrimadas que si fos veritat seria molt greu

La candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, espanyolista de soca-rel, ha intentat demostrar durant tota la campanya electoral la comptabilitat entre el catalanisme i l’espanyolisme: el que l’espanyolada ha batejat com un cor tripartit entre la bandera catalana, espanyola i europea. 

Tot i això, no enganya a ningú amb el seu odi cap a Catalunya i cap els catalans. Amb el seu espanyolisme més radical i més ranci d'»España una y no cincuenta y una» o «Una Grande y Libre». Per Arrimadas, el català hauria de desaparèixer. Llegiu la història que ha ompert les xarxes socials els últims dies: 

 

FOTO: EL ESPAÑOL

 

Otra historia sobre Arrimadas (Ciudadanos):

Arrimadas fue un dia a comer a un restaurante de Ripoll con su marido. Como la propietaria del restaurante conocía al marido de Arrimadas (él había sido regidor en Ripoll con CIU), durante la comida la propietaria les preguntó si estaba todo de su gusto. Ambos respondieron que sí, que estaba todo muy bueno y que estaban muy satisfechos. Pero al finalizar, ella (Arrimadas) pidió el libro de reclamaciones. La propietaria no entendía nada. Denunció (con cierto aire de chulería y prepotencia) que la carta de los platos estaba en Catalán y no en Castellano…
El dia siguiente, su marido volvió al restaurante (solo, sin ella) a pedir disculpas por lo que hizo su mujer y por la actitud que tuvo, y se ofreció a pagarles la cuantía de la multa, pero la propietaria contestó que no, y que ya pagaria la multa cuando la recibiera … aunque le dejó claro una cosa: le negó admitirles como clientes nunca más.

Así parece ser la Arrimadas en realidad… anti-catalana.

 

Subscriu-te a les nostres notícies

Introdueix el teu correu electrònic per rebre les notícies de Per Catalunya

Únete a otros 1.834 suscriptores