Sep 17

La carta d’Álvaro de Marichalar faltan al respecte a Forcadell que s’ha fet viral dins l’espanyolisme

Loading...

Álvaro de Marichalar, militant de Ciudadanos, ex-cunyat del Borbó i “cuñado” de nivell ha escrit una carta dirigida a la Presidenta del Parlament Carme Forcadell que reproduïm a continuació:

 

Poco respetable presidenta del Parlamento regional de Cataluña, decía el poeta catalán Francisco Camprodón que “las barras de Catalunya, sont sempre’ls puntals d’Espanya”. Ojalá supiera usted como el poeta, conocer y respetar a Cataluña y a los catalanes.

La iba a tutear (que es lo que gusta a los fatuos republicanos) en esta carta, pero como al final de cuentas usted es nuestra empleada, resulta más apropiado mantener la normal educación; consideración y distancia.

Por mucho que después de su ridícula e ilegítima tramitación-trampa y la cobarde componenda de recusar a todos los magistrados del Tribunal Constitucional por sorpresa (¡cuanta nobleza y virtud emanan de su proceder!), usted ya no pueda ser considerada en nada y por nadie, al haberse desautorizado a sí misma en su calidad de empleada de los españoles que es usted como presidenta de NUESTRO parlamento regional catalán.
Una institución -a ver si se entera ya de donde trabaja- que pertenece a todos los españoles pero que usted ha conseguido sustraer; envilecer y deshonrar completamente.

Su autoritarismo sectario y felón la descalifica plenamente mientras su ambición enfermiza la va dejando en evidencia; pasito a pasito…

Cobra un sueldo inmerecido y percibe unas suntuosas prebendas que nosotros los contribuyentes catalanes junto al resto de contribuyentes españoles, nos vemos forzados a entregarle todos los meses religiosamente. En eso de cobrar, no hay “desconexión” que valga. Valiente ventajista…

Desde su puesto; gastando nuestro dinero y con toda la arrogante comodidad que supone disponer del “poder”, usted y sus deplorables compinches se dedican a dividir nuestra sociedad; a promover el miedo; a organizar la traición; a quebrantar nuestra convivencia; a violentar nuestra democracia; a pervertir la Ley; a crear discordia; a fomentar el engaño; a imponer la mentira; a defraudar nuestra confianza; a sembrar odio y a robarnos la Nación que nos pertenece a todos los españoles por igual. Y lo hacen malversando los caudales públicos; esos dineros que nos pertenecen a todos pero que muchos de ustedes “políticos” creen y dicen que “no son de nadie…” y así administran…

Actúa embaucando desde la presidencia del Parlamento de Cataluña; una noble institución española que también financiamos todos los españoles juntos, y que fue creada precisamente para promover la convivencia; el entendimiento; la democracia; la Ley; la armonía; el respeto; la verdad y el honor. Es decir, todo lo contrario de lo que hace usted junto a sus cofrades golpistas que lo pervierten todo y nos aterrorizan a todos todo el tiempo. Actúan igual -calcado- que el canalla grupito de iluminados comunistas piratas que mantienen secuestrada a nuestra amada y hermana Venezuela. Todo muy parecido también al golpe de Estado de abril del treinta y uno en la Puerta del Sol de Madrid (que impuso fraudulentamente y a la fuerza una República de infausto recuerdo durante cinco años de espanto; revalidada ilegitimidad y horror, que desembocaron inevitablemente en el levantamiento de más de la mitad de los españoles contra ese maléfico régimen mistificado).

Ahora están dando otro golpe desde nuestras instituciones catalanas y por supuesto con nuestro dinero.

Si le queda una brizna de razón; algo de conciencia y el mínimo honor, corrija su rumbo; desista; pida perdón; dimita por funesta y después encomiéndese a la Virgen del Carmen para ver si la ilumina en alguna otra actividad con la que pueda apaciguar su desbocada ruindad, y lograr así construir por fin algo bueno en su existir.

Recomiendo lo mismo a todos sus chulescos y grotescos compadres de la omnipresente mafia soberanista que llevan montándose y tejiendo durante treinta años en nuestra entrañable Tierra catalana. Especialmente al nada honorable; fútil y sedicioso Presidente del Gobierno de nuestra Generalidad de Cataluña.

Supongo que a estas alturas ya se habrán dado cuenta todos ustedes, que nadie les necesita ni queremos nada que venga de todo su nefasto; perverso y vil espíritu y proceder.

Álvaro de Marichalar y Sáenz de Tejada Bruguera

Subscriu-te a les nostres notícies

Introdueix el teu correu electrònic per rebre les notícies de Per Catalunya

Únete a otros 1.493 suscriptores

Загрузка...
Close