«

»

Jun 22

Dolça Catalunya s’emociona amb les paraules d’Alfonso Guerra

El mitjà de comunicació unionista Dolça Catalunya s’ha emocionat tant amb les paraules d’Alfonso Guerra, exministre socialista de Felipe González, sobre l’aplicació de l’article 155 de la sagrada Constitución española sobre la suspensió de l’autonomia catalana, queaquest diari ha volgut compartir amb els seus lectors les paraules de Guerra. I des de Per Catalunya ho compartim amb vosaltres: 

 

El Ejecutivo de Mariano Rajoy debería explicar por qué no está aplicando ya el artículo 155 de la Constitución para frenar “los excesos de los secesionistas” en Cataluña. Si existe alguna razón, afirma Guerra, debería explicarla, “pues cada día se hace más difícil entender su parálisis ante la manifiesta rebeldía del nacionalismo catalán contra las leyes”.

-no se podrán “calmar las ansias secesionistas aceptando ese extraño ser artificial ‘España, nación de naciones“. “¿De cuántas naciones?”. “Nadie contesta”, lamenta. A su modo de ver, la respuesta de los nacionalistas es “una solemne bobería“: Si “nación es cuando lo dicen los pobladores“, se pregunta, ¿pasarán a serlo los cartageneros si así lo deciden?.

– ya se están dando las condiciones para aplicar el artículo 155 de la Constitución: que una comunidad no cumpla las obligaciones que le imponen la Constitución y las leyes -puesto que la Generalitat ha desobedecido sentencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña- o que atente gravemente contra los intereses de España. Este segundo supuesto también se ha dado, con los contactos internacionales para lograr apoyos de Gobiernos e instituciones supranacionales a su referéndum y, como “guinda del pastel”, calificar a España de “estado autoritario”. “Resulta patético contemplar a ese grupo de políticos enredados en la tela de araña de la corrupción, buscando desesperadamente librarse de la Justicia española por un procedimiento insólito”

“Es decir, que estamos ante el anuncio de un verdadero golpe de Estado que desgajaría a una parte de la nación, y nuestros políticos e intelectuales están preocupados porque el Gobierno pueda reaccionar a un acto de secesión.

Mi inquietud es la contraria, la que se deriva de la falta de respuesta del Gobierno.

La sin razón de los asustados por la reacción, no por la violación constitucional, alcanza límites de tal despropósito como el de llegar a negar, como un acto impropio, que se pueda aplicar los preceptos de la Constitución a quien pretende romperla.

Ya sabe usted, los pusilánimes advierten de que no se vaya a aplicar el artículo 155 de la Constitución, pues eso les parece poco democrático. Asustados porque se puede aplicar un artículo de la Constitución que fue aprobado por unanimidad cuando se debatió en la Comisión Constitucional. Pues ahora, para algunos parece ser una norma represiva de un régimen no democrático. He llegado a leer, con firma de catedrático, que ese artículo fue incluido para que no se aplicara. Incluso el máximo representante del tribunal que garantiza la constitucionalidad de todos los actos declaró que “no le gustaría que se aplicara el artículo 155”. Como si la cosa fuera cuestión de gustos. Si una autoridad, máximo representante del Estado en la Comunidad Autónoma, viola la Constitución, la respuesta ¿es cuestión de gustos?

El artículo 155 se incorporó al proyecto de Constitución como una traducción casi literal de un precepto de la Constitución de la República Federal alemana; se trata de una cautela típica del modelo de Estado federal, para cuya aplicación se exige, tras la decisión del Gobierno, la aprobación por mayoría absoluta del Senado, la Cámara de representación territorial”.

 

 

Subscriu-te a les nostres notícies

Introdueix el teu correu electrònic per rebre les notícies de Per Catalunya

Únete a otros 901 suscriptores

Загрузка...
Close